Blogia
makumba

DOS EXTREMOS DE UN MISMO OVILLO / Don Lunfardo y el Indio Solari

La despedida del año es a todo vapor en la ciudad, en el mismo fin de semana tocaron DLSO y el Indio y Los Fundamentalistas del aire acondicionado. Crónica subida al tren del rock.

 

 

"Desde los albores de la modernidad,

cada generación sucesiva ha dejado sus

náufragos abandonados en el vacío social:

las ´victimas colaterales´del progreso"

 

Sygmunt Bauman, Al principio fue el diseño

del libro Vidas desperdiciadas

 


 

Dos bandas, dos recitales, dos fechas distintas. Una misma línea de tiempo y un camino en común? El viernes terminaba y la banda joven daba su primer y último recital del año en la ciudad cuadrada. Paracaidistas... ya estaba diseminándose en la red y la intención al parecer era tocarlo. La salida de la ciudad parecía eterna y el camino a la costa estaba adelante, recuerdos fragmentados de algún verano ya extinto surcaban su cabeza mientras el Wolksvagen Carat rodaba por la avenida 44, la conversación entre las tres personas del coche era escasa, se los adivinaba ansiosos.

lista

Antes de llegar al lugar se podía percibir una tenue movida que al ir aproximándose iba creciendo, las infaltables tribus siempre con un copete en mano. El auto azul se estacionó media cuadra después de la 137 y mientras sus ocupantes se bajaban tuvieron la posibilidad de observar una pequeña murga espontánea danzando con el bombo y el platillo nutriendo el sonido de la noche.

Complejo Mundo es un lugar cómodo, perfecto para la fiesta espiritual de DLSO y así fue. Un recital maratónico, con subidas y bajadas, pero siempre en permanente y sana tensión. Sucios como el rock mismo pero precisos como un reloj suizo dejaron todo en el escenario y como siempre hicieron sentir que la plata de la entrada es poca; de todas maneras esperemos que sigan con esa buena costumbre de tickets accesibles que incluyan a todos.

lista de temas

Tuvieron dos invitados: un integrante de el Mató a un policía motorizado, demostrando que el indie y el rock más emparentado con el barrio (sí es que a Don Lunfardo le cabe esta denominación) comparten la noche y el escenario; y Charly el saxofonista de Dread Negast. No hay mucho más para comentar, quizás lo que no pasó desapercibido fue la bravuconeada del Chino cuando oyó que alguien cantaba en contra de La Cumparcita; un largo berretín mezclado con algo de berrinche usando todo el léxico más genuino del rock chabón; ese tan emparentado con los códigos tumberos. Y el pedido fue claro, en vez de cantar en contra de otras bandas la historia es aprenderse las letras de los temas. Fue un momento en el que algunos le pudieron encontrar algún significado a la letra de Futbol Inc.

En ambos casos, tanto el viernes como el domingo, el soporte fue el mismo: la banda con una pantalla atrás en la que se desarrolla un fluir icónico-onírico para las creativas líricas que se proponen, llamó la atención que Don Lunfardo no muestre alguna de sus elaboradas escenografias. Lo único que diferenció las dos noches fue la cantidad de gente, pero la pasión fue la misma y la cuota de rock and roll fue colmada muchas veces en las dos noches.

Entre recital y recital la ciudad comenzó a transformarse como lo hace cada localidad en la que toca el Indio, las bandas empiezan a llegar y se apoderan de las calles y los espacios públicos; sí hasta el camping municipal, que de camping no tiene mucho justamente, se vio poblado de carpas y banderas ricoteras.

En la zona del estadio empieza a funcionar la maquinaria económica que significa que toquen los Fundamentalistas. Eternos puestos de choripanes, merchandacing de todo tipo, kioskos que atienden a través de mínimas ventanitas y un ejercito de lúmpenes del rock del país que deambulan extasiados por las drogas y el escavio que se hayan podido procurar.

La moto fue surfeando entre la muchedumbre a paso de hombre, sus dos ocupantes buscaron un lugar donde poder dejarla y desligarse de cualquier mal momento que significara el robo de las dos ruedas. El conductor vio con un poco de indignación como un hombre le hacía señas con un trapito para que la dejara en la Shell que esta pasando la favela, sobre la 32, pero en sus más íntimas convicciones estaba la de no darle de comer a esa maquinaria que se alimenta de oportunismo; anduvo un poco más y la dejó en la vereda de la YPF con otros vehículos similares que se veían entre los arbustos. Allí no había nadie que pidiera un "colaboración".

Luego lo de siempre: una entrada en filtro en la que los controles no pueden con la muchedumbre y se arman pequeños roces y disputas. La suerte favorece a algunos que se ahorran los 80 mangos de la entrada, pero todos estamos conscientes de que la cosa es así, un vano intento por organizar el caos del rock.

Luego ya adentro como no fascinarse con semejante grado de organización, como si lo del viernes estuviera magnificado por diez. Una misa dicen algunos a los que le gusta reproducir un sistema solemne y religioso, otros prefieren bautizarlo como momentos en la larga noche de este género subversivo y abocado a socavar las bases de una sociedad estructurada y pacata.

Se percibe en la lista que la excusa del encuentro era la presentación de Porco Rex, todos los temas fueron de la partida, y quizás no sea casualidad que ambos recitales hayan arrancado con el tema número uno del disco que se presentaba.

Con invitados como Debora Dixon o Martín Carrizo, más la presencia destacada de Andrés Calamaro, el Indio se despachó con un show contúndete. El hombre de las declaraciones polémicas participó en tres temas de los que se destacó Esa estrella era mi lujo, un tema con peso propio pero infinitamente más bello con el agregado de la voz del Salmón. Con una banda aplomada que sabe siempre hacía donde se dirige el maestro de ceremonias calvo y de mirada negra, la cosa no podía fallar.

Entonces tenemos dos bandas de arraigo platense que se parecen bastante, sobre todo por su tozudez a la hora de enarbolar la bandera de la independencia; es el mismo camino? nos podremos imaginar a las huestes lunfardas dentro de 30 años copando el Estadio Único? Quien lo sabe no? Los caminos de la música se muestran impredecibles e indescifrables, lo único que nos queda es transitarlos y ver a donde conduce todo esto.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres